Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 2 f***^ 



i 



REFERENCIAS: LUCAS 8:22-25; MARCOS 4:35-41; 
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES , PP. 300-302. 




Una gran tempestad 



¿Has estado alguna vez realmente muy, muy temeroso? Quizás un perro 
grande ha estado cerca de ti, o no podías encontrar a tu mamá en una 
tienda. Todos hemos sentido miedo en algún momento. ¿Quién te ayuda 
a sentirte seguro? 

esús había estado contando 

historias y ayudando a la 

gente todo el día. La 

gente triste se sentía 

feliz otra vez. 

Jesús sonrió. — Ya 
es hora de irse a casa — les dijo a las 
personas. La gente realmente quería 
estar con Jesús pero se estaba haciendo 
tarde. Poco a poco empezaron a irse. 

Había sido un 








Versicalo 
pana níerDoni^an: 

"El Señor está 

conmigo. No tengo 

miedo" 

(Salmo 118:6). 

Mensaje: 

Mostramos que ama- 
mos a Jesús cuando 
ayudamos a otros a 
estar seguros. 



día muy ocupado, todos estaban cansados. Jesús y sus discípulos su- 
bieron a un barco. — ^Vamos a cruzar al otro lado del lago — dijo — . 
Allá podremos descansar. 

Un viento suave empujaba el barco. Las olas hacían que el barco 
subiera y bajara, subiera y bajara. Jesús bostezó y se recostó atrás 
sobre un montón de redes de pescar. ¡Y se durmió! 

El sol empezó a ocultarse, pronto oscureció. A los discípulos les 
gustaba estar por las noches en el barco. Les gustaba la brisa fresca. 
Les gustaba platicar mientras el barco surcaba el agua. 

De pronto, el viento empezó a soplar más fuerte. No era una brisa 
fresca y agradable. ¡Era un viento fuerte, frío y tempestuoso! El viento 






i 

1 



8 




i;^í#4S^iCíHr" 



I 



I 
í 

i 



I 



tempestuoso formó GRANDES olas 
Algunas de esas olas chocaron 
contra el barco. ¡El viento so- 
plaba cada vez más y más 
fuerte! Era difícil guiar el 
barco. 

¡Los discípulos tuvie- 
ron miedo! ¡Sabían que 
la tormenta podía hun- 
dir su barco! Un relám- 
pago brilló y vieron a 
Jesús durmiendo en la 
parte trasera del barco. 
— ¡Jesús!, ¡Jesús!, ¡sál- 
vanos! — gritaron. 

Inmediatamente, 
Jesús despertó. Sintió 
las olas golpeando el 
barco. Vio a los discípu- 
los amedrentados. 
Rápidamente, se puso de pie. 
De inmediato, dijo: — ¡Calla, enmu- 
dece! Y enseguida, el fuerte viento dejó de soplar. Las olas no golpearon más el barco. La noche 
estaba tranquila y apacible. 

— ¿Por qué tuvieron miedo? — preguntó Jesús a sus discípulos — . ¡No deben tener miedo! 
¡Yo estoy con ustedes! 

¡Los discípulos se sintieron mucho mejor! Sabían que estaban seguros porque Jesús estaba 
con ellos. 

Cuando sientes miedo, tú también puedes decir: — ¡Jesús, por favor, ayúdame! ¡Así como hi- 
cieron los discípulos! 

Puede ser que alguna vez veas a alguien que está atemorizado. Puedes ayudarle a sentirse se- 
guro. Puedes ayudarle a decir: "¡Jesús, por favor, ayúdame!" Tal vez puedes darle un abrazo o 
sostener su mano. O puedes ayudarle llevándolo donde está una persona mayor. Tú puedes ayu- 
dar a tus amigos a sentir seguridad. Puedes decirles también que Jesús los ayudará. 





N. 



X- 



SÁBADO 

Si es posible, dé una ca 
minata a un lugar donde 
pueda ver barcos. Cuando 
llegue a su casa, diga a su niño 
que comparta el dibujo que hizo ^^^" 

en la Escuela Sabática de Jesús y '• ° ' 

los discípulos después de la tor- 
menta. Dígale que compartir el di- 
bujo puede ayudar a alguien a sentir seguridad. 
Anime a su niño a mostrarlo a alguien. 

Cada día de esta semana repasen el versículo 
para memorizar, usando la mímica aprendida en 
la Escuela Sabática. (Vea la p. 44.) 

DOMINGO 

Ayude a su niño a hacer un calendario de siete 
días. Escriba el nombre de cada día en el lugar 
apropiado. Ayúdele a repetir los días de la semana 
y a contarlos. Cada día, añada un símbolo de 
clima de acuerdo al estado del tiempo de ese día 
(soleado, nublado, lluvia, etc.). 

lüHES 

Enseñe a su niño (a) 
un canto alegre ("Dios 
me cuida", "Bueno es 
Dios", etc.) que pueda 
cantar cuando sienta 
temor. Cántenlo juntos, 
luego agradezcan a 
Jesús por cuidar de su familia en todo momento. 




Pregunte a sus hijo(a) qué cosas le dan miedo. 
Lea en voz alta Marcos 4:35 al 39 para recordar- 
les acerca de Jesús y la gran tempestad. Agradezca 
a Jesús por mantener a su familia segura. 

-MIÉRCOLES 

Agujeree una botella de plástico. Llévela 
afuera, llénela de agua, y deje que su niño la sos- 
tenga mientras cae la "lluvia". Hable acerca de la 
lluvia y cómo ayuda en el crecimiento de las 
plantas. Agradezcan a Jesús por la lluvia. 

JUEVES 

Utilizando un barco de juguete o un objeto pe- 
queño que flote cuente la historia a su niño, en el 
lavaplatos o la bañera. Haga olas soplando en el 
agua o haga que caiga agua de una taza para si- 
mular una tormenta. Hable acerca de cómo hizo 
Jesús para que sus discípulos se sintieran seguros 
y cómo también cuida de nosotros. 

VIEHHES 

Lean juntos Lucas 8:22 al 25 y 
represente la historia bíblica durante 
el culto familiar. Muestre y revise el 
calendario hecho el domingo. 
Cuente o ayude a su niño a nombrar 
los días de la semana. Cante "¡Oh, 
buen Maestro despierta!" (Himnaño 
adventista, n° 324) y agradezca a 
Dios por cuidar de su famiUa cada día. 



10